Search
lunes 21 enero 2019
  • :
  • :

Bolsonaro promete liberar Brasil de la corrupción y la criminalidad

Por: REUTERS, EFE y AFP

El capitán de la reserva del Ejército y líder de la ultraderecha brasileña Jair Messias

Bolsonaro juró hoy ante el Congreso como nuevo presidente constitucional de la República Federativa de Brasil para los próximos cuatro años.

Durante su discurso llamó a “liberar Brasil de la corrupción, la criminalidad y la sumisión ideológica”.

El nuevo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, prometió hoy en su primer discurso tras jurar el cargo que liberará al país “de las amarras ideológicas”, con un pleno respeto “a las religiones y a las tradiciones judeo-cristianas”.

Y agregó: “Convoco a cada uno de los congresistas a ayudar en la tarea de libertad definitivamente al país del yugo de la corrupcion, de la violencia, de la sumisión ideológica”, declaró Bolsonaro, líder de la ultraderecha brasileña, ante el pleno del Parlamento.

El ultraderechista Jair Bolsonaro llegó este martes en un Rolls Royce descapotable al Congreso de Brasil para participar en la ceremonia que lo convertirá en el 38º presidente de la potencia latinoamericana.

Acompañado por su esposa Michelle 
y escoltado por una guardia montada, el excapitán del ejército, de 63 años, avanzó por la Explanada de los Ministerios de Brasilia, aclamado por una multitud que pudo acceder al lugar en medio de estrictas medidas de seguridad.

Antes de que iniciara la posesión, Bolsonaro ratificó su promesa de “cambiar el destino de Brasil”, en un video colgado en Twitter. “Pretendemos, sí, cambiar el destino de Brasil, pero para eso necesitamos seguir teniendo su imprescindible apoyo”, afirmó.

Victorioso tras la campaña presidencial más polarizada de la historia en el país, Bolsonaro también tendrá que enfrentar una brecha fiscal que se extiende ya por cinco años y un escenario económico con 12 millones de desempleados.

Posesión Bolsonaro

La posesión estuvo marcada por un complejo sistema de seguridad, un hecho sin precedentes en la historia de ese país.

Foto:

AFP

Lo que se sabe de las ideas del nuevo presidente

Bolsonaro ha prometido acabar con la corrupción política y la violencia, junto con dar vida a la alicaída economía de la mano de medidas de desregulación y disciplina fiscal.

El excapitán de ejército, y congresista por siete períodos, triunfó en las elecciones presidenciales montado en una ola de descontento contra la política imperante, y se convertirá en el primer presidente de extrema derecha de Brasil desde que la dictadura militar abrió paso al gobierno civil tres décadas atrás.

Bolsonaro planea realinear a Brasil en el plano internacional, alejándolo de naciones en desarrollo aliadas y acercándose a líderes occidentales, especialmente al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien envió al secretario de Estado Mike Pompeo a su toma de mando.

Como claro signo de un cambio diplomático, Bolsonaro pretende mover la embajada de Brasil en Israel desde Tel Aviv a Jerusalén, rompiendo con la tradición brasileña de apoyar una solución de dos estados para la disputa entre israelíes y palestinos.

Respaldado masivamente por sectores conservadores de Brasil, incluyendo a las iglesias evangélicas cristianas, Bolsonaro bloquearía iniciativas para legalizar el aborto más allá de las actuales excepciones limitadas y removería la educación sexual de las escuelas públicas, oponiéndose a lo que califica de “marxismo cultural” introducido por los gobiernos de izquierda.

Bolsonaro ha enfrentado acusaciones de incitar a la violación y crímenes de odio debido a sus comentarios sobre las mujeres, homosexuales y minorías raciales. Pese a ello, su retórica de imperio de la ley y sus planes para flexibilizar el control de armas han resonado en muchos votantes.

Posesión Bolsonaro

Seguidores del presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, llegan en la Explanada de los Ministerios para su investidura, hoy en Brasilia.

Foto:

EFE

Lo que dicen las encuestas en Brasil sobre el optimismo de los ciudadanos

El índice de optimismo de la población brasileña sobre el gobierno de Jair Bolsonaro es el más bajo para un primer año de mandato desde 1989, según una encuesta realizada por el instituto de investigación Datafolha y publicada el martes por el diario Folha de S.Paulo.

Bolsonaro asume el martes como presidente de Brasil con la promesa de un gobierno que rompa con los paradigmas imperantes, desde el modelo de negociación con el Congreso hasta la comunicación con la sociedad civil.

Según el estudio, un 65 por ciento de los brasileños considera que la gestión del político de extrema derecha será “excelente” o “buena”, porcentaje mayor que el 55 por ciento de las preferencias que tuvo para la segunda vuelta.

Para un 17 por ciento de las personas entrevistadas, la labor de Bolsonaro será “regular”, mientras que un 12 por ciento considera que la nueva administración será “mala” o “pésima”.

Un 6 por ciento no entregó una opinión, según el sondeo. Folha de S.Paulo afirmó que en 1990 Fernando Collor de Mello, el primer presidente electo tras el regreso a la democracia, asumió con una expectativa positiva de 71 por ciento.

En su primera elección, Fernando Henrique Cardoso contaba con un 70 por ciento de optimismo. Para el primer mandato de Luiz Inácio Lula da Silva, la expectativa positiva alcanzaba el 76 por ciento, mientras que Dilma Rousseff inició su primer período con un 73 por ciento de optimismo, según la encuesta.

La consulta se realizó el 18 y 19 de diciembre en 130 ciudades, con encuestas a 2.077 personas.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *